Nuestra historia está escrita en la tierra… Está escrita en esos lugares sagrados… “Mis hijos cuidarán de esos lugares; esa es la Ley”.- Kakadu Elder

dreamtime1

 

“Hubo un tiempo cuando todo estaba en calma. Todos los espíritus de la Tierra estaban dormidos, o casi todos. El gran Padre de Todos los Espíritus era el único que estaba despierto. Delicadamente despertó a la Madre Sol. Cuando esta abrió los ojos, un cálido rayo de luz se extendió hacia la Tierra dormida. El gran Padre de Todos los Espíritus le dijo a la Madre Sol: “Madre, tengo trabajo para ti. Baja a la tierra y despierta a los espíritus dormidos. Dales formas…”.

Según la tradición aborigen, el mundo no emergió sencillamente de manera misteriosa de la nada o como resultado de un gran estallido. Antes de que el mundo cobrara existencia, era una masa de materia oscura y amorfa, como una enorme extensión acuosa o una monótona llanura. Este era el tiempo antes del Ensueño: un tiempo que algunos aborígenes describen como “ngallalla yawun” que significa “todo suave como gelatina”.

Era aquí, muy por debajo de esta superficie amorfa, donde los seres espirituales dormían apaciblemente. Un día comenzaron a despertarse, y a medida que salían de su largo sueño, emergían desde las profundidades y se alejaban en diferentes direcciones por todo el mundo.

Conforme los seres espirituales (también llamados espíritus ancestros) vagaban por la tierra, adoptaban las formas de humanos, animales, plantas, estrellas, viento o lluvia.

Crearon cosas al nombrarlas. Sus palabras se unieron formando versos y canciones conforme “daban vida con sus canciones” a las montañas, las llanuras, los ríos, los desiertos, las plantas y los animales. Algunos crearon la lluvia. Algunos crearon las primeras personas, y algunos establecieron también las leyes a las que la gente tenía que atenerse y según las que tenían que vivir.

Estaban las Mujeres Serpiente Arco Iris, los Hombres Canguro, las Hermanas del Cielo, los Hombres Higos del Bosque, las Mujeres Semilla de Mulga y otras muchas identidades: prototipos de todas las criaturas que están vivas hoy en día. Después de crear el mundo, regresaron a sus lugares de reposo bajo la tierra o en los cielos, donde siguieron produciendo nuevas “semillas de niño” que se consideran la fuente de toda vida humana.

serpiente

 

El tiempo fuera del tiempo

El Gran Sueño, o el Ensueño, recibe diferentes nombres en diferentes tribus. Para los Pitjantjatjara del Noroeste de Australia Meridional, el Ensueño es conocido como Tjukurrpa, que significa “eternidad” o “mundo espiritual eterno”. Los Arrernte de Australia Central lo llaman Altyerre, “Tiempo del Gran Poder”, y el pueblo Yolngu del Arnhern Land Nororiental se refieren a él como Wangarr “Tiempo de la Creación”. Independientemente de la tribu de donde procedan estos términos, las palabras significan más de lo que sencillamente implican “gran sueño” o “ensueño”. El significado está en realidad más cerca de la quintaesencia de la existencia misma y abarca la tierra y la gente. Es “el tiempo antes del tiempo” o “el tiempo fuera del tiempo”.

Los aborígenes (también llamados espíritus-niño) son eternos. Cuando muere una persona, el espíritu-niño vuelve a la tierra y permanece con los espíritus ancestros hasta que regresa con otra forma: humano, animal, planta o roca. La forma no importa, porque todo es lo mismo y comparte el mismo espíritu desde el Gran Sueño.

tiempo de sueño

Mediante participación en ciertos rituales (llamados “corroborees”), los miembros tribales reconstruyen los viajes de sus espíritus ancestros. Así es como mantienen el vínculo entre ellos mismos y los seres espirituales. Narradas en canciones, versos y bailes, las historias del Gran Sueño se transmiten de generación en generación, manteniendo vivo el conocimiento de cómo se crearon la tierra y todas las formas de vida. A diferencia de otras epopeyas sobre la creación, el Gran Sueño siempre está al alcance. No es algo que sucediera en el pasado, sino que es un “ahora eterno”. Todo el tiempo existe en el momento presente. Puesto que todas las formas de vida fueron creadas al mismo tiempo, son parte de todo lo que existió en el pasado, que existe ahora en el presente y que existirá en el futuro.

corroboree

 

Dos Almas y los Espíritus-Niño

Se cree que cada persona es una reencarnación parcial de un ancestro y que tiene dos almas. Un alma tiene su origen en los padres humanos y la otra procede del espíritu ancestro. El alma que procede del espíritu ancestro es la única que es inmortal. Al morir el cuerpo, el alma vuelve a unirse al espíritu ancestro en el reino del Gran Sueño, donde permanece hasta que vuelve a cobrar forma en el mundo. Durante el Gran Sueño, cuando los seres ancestrales yacían sobre el terreno, a menudo dejaban impresiones de ellos mismos. Los aborígenes creen que estos seres siguen viviendo en los lugares que llevan su marca. Allí, enterrados profundamente en la tierra, dejaron diversas fuerzas, incluyendo “espíritus niño”, que adoptan forma humana mediante un padre y una madre en la tierra.

 

La ley

Los espíritus ancestros proporcionaron el modelo de cimientos para la vida y establecieron las costumbres y los rituales tribales que se conocen como la ley. La ley contiene instrucciones sobre cómo hacer fuego, cómo cazar, rituales para ceremonias del fuego y para la lluvia, costumbres sobre iniciaciones, comportamiento conyugal y otras prácticas sociales, como para la muerte, la cremación y rituales para cuidar de la tierra.

En una dura tierra, donde la supervivencia depende de encontrar el siguiente pozo con agua y obtener suficiente comida, la propia ley era igual de dura. Por ejemplo, cada año, las tribus del río Roper viajaban durante varios días hasta Burrunjor, un lugar rocoso sagrado en el corazón del Territorio del Arnhem. Allí, junto a un acantilado, hay una cueva con sus paredes y su techo (a más de tres metros de altura) cubiertos de antiguos dibujos de figuras masculinas humanas, cada una de ellas decorada de manera diferente.

También hay pinturas de figuras de animales e imágenes simbólicas; pero son los adornos en las figuras humanas lo que vienen a ver los hombres de la tribu, para refrescar su memoria sobre cómo se hacían los adornos. Después de unos 15 ó 20 minutos de estudio, viajan de vuelta durante varios días hasta su campamento, donde adornan sus cuerpos de la misma manera que aparece en las pinturas. Era tan importante que estos antiguos diseños nunca se cambiaran y que se reprodujeran con exactitud, que cualquier error al adornar sus propios cuerpos daría como resultado automático la pena de muerte para el hombre responsable. Como comentario sobre el techo de esa cueva que tiene más de tres metros de altura, un miembro de la tribu, cuando se le preguntó quién hizo las pinturas, explicó: “Las hicieron gente antigua. Hace mucho tiempo. Allá en el Gran Sueño, los seres humanos en la región de Burrunjor eran mucho más altos que hoy en día, de hecho, eran gigantes.

dreamtime2

 

El lugar de pertenencia

La espiritualidad y lo sagrado están profundamente arraigados en la propia tierra: las montañas, las rocas, los ríos, los vales y todas las formas de vida que subsisten gracias a la tierra. La tierra aborigen es la misma área donde nacieron y murieron sus ancestros totémicos. El “lugar de pertenencia” es como llaman ellos a la tierra, pues los espíritus ancestros lo crearon para todo lo que vive allí: sus familias, su clan y su tribu.

 

La línea de canciones

Las historias del Gran Sueño explican cómo todo cobró vida a medida que los espíritus ancestros viajaban por el mundo entero, dándole vida “a base de cantar”: historias como “Tierra Muriendo-Tierra Renacida”, “Cómo nacieron las colinas”, “Cómo Gidja la Luna hizo a una Mujer”, “la Ballena y la Estrella de Mar”. También hablan de todas las formas de vida y todo hito histórico. Por ejemplo: donde un canguro ancestral golpeó con su cola en la tierra es ahora un montículo calizo. Un refugio entre matorrales hecho por un grupo de hermanas se convirtió en una cueva. Unos tomates silvestres reunidos por un grupo de mujeres se convirtió después en un montón de piedras pequeñas. La ruta por la que viajaron los espíritus ancestros se llama “la línea de canciones”, y la tribu que vive en el área de esa línea de canciones tiene la custodia de esta y de la tierra que atraviesa. La tribu es totalmente responsable de la tierra y de todas las formas de vida que allí viven. Cualquier cosa que la dañe o la amenace afecta directamente a estas, impidiéndoles lograr el propósito que los espíritus ancestros les adjudicaron. Al poseer la tierra y la línea de canciones, cada grupo posee también un cierto segmento de la historia de la creación y tiene derecho, según la ley tribal, a relatar a otros esa parte de la creación en particular.

origen luna

 

El origen del Sol

Gnowee, el Sol, fue otrora una mujer que vivió sobre la tierra cuando esta siempre estaba a oscuras y la gente tenía que caminar de un lado a otro con la ayuda de antorchas de corteza de árbol. Un día dejó a su pequeño durmiendo cuando salió a recoger ñames. Estas escaseaban y Gnowee siguió buscándolas, alejándose cada vez más de su hijo. Entonces llegó hasta el extremo de la tierra y pasó bajo él. Al no saber dónde estaba porque estaba oscuro, no pudo encontrar a su pequeño en ninguna parte. Así que se adentró en el cielo, llevando consigo su antorcha de corteza de árbol, y todavía vaga de un lado a otro de él durante el día y viaja bajo él durante la noche, buscando aún su pequeño hasta la fecha.

 

El origen de la Muerte

Las creencias de los aborígenes acerca de la muerte son diversas. Un cuento acerca de la muerte dice que “Cuervo y Cangrejo discutían sobre la mejor manera de morir. Cangrejo se arrastró hasta un agujero, se deshizo de su concha y esperó a que creciera una nueva. Cuervo dijo que esto llevaba demasiado tiempo y que él tenía una manera mejor. Hizo girar sus ojos hacia atrás y cayó muerto”. El pueblo de Murinbata en la región de Puerto Keats de Australia Septentrional tiene una danza ritual que compara los dos tipos de muerte, mostrando que el del Cuervo es mejor.

 

Cómo surgió el Boomerang

El boomerang es una importante arma de caza. Un grupo de Australia Septentrional describe cómo un ser ancestral con la forma de una serpiente enviaba murciélagos para que los humanos comieran durante el Gran Sueño. Sin embargo, los murciélagos volaban tan alto que la gente no podía cogerlos. La serpiente renunció a una de sus costillas para crear el boomerang y, usando esta arma, la gente fue capaz de cazar y comerse a los murciélagos.

2002, Cairns, Australia --- Aborigine Man Holding Boomerangs --- Image by © Free Agents Limited/CORBIS

Image by © Free Agents Limited/CORBIS

 

Uluru (Ayers Rock)

Uluru, que significa “el omnisapiente e imperecedero”, es una inmensa roca en forma de cúpula en un lugar muy remoto de Australia Central. Los aborígenes creen que Uluru es el origen de la vida y el centro del Universo; de ahí que haya sido un lugar de peregrinaje y encuentro de las tribus desde tiempos inmemoriales. Se dice que todas las líneas de canciones convergen directamente en Uluru. Las cuevas sagradas en torno a la base de la roca están decoradas con pinturas que representan las historias del Gran Sueño. Según los mitos del Gran Sueño, los barrancos y agujeros que hay en la cara sur de la roca, eran cicatrices de guerra, vestigios de una batalla entre los hombres serpiente. En la cara occidental de la roca hay robles que se dice que son “jóvenes guerreros esperando en silencio unirse a la batalla”.

Uluru_Inicio4

 

Arnhern Land

En el Territorio Norte de Australia está la región sagrada de Arnhern Land. Aquí es donde viven los últimos de los verdaderos aborígenes que quedan del Gran Sueño. También es el lugar donde se asentaron hace de 40 000 a 60 000 años. Cerca del río Roper hay una ciudad perdida relacionada con los egipcios, llamada “Ciudad de la Luna en ruinas” o “Ciudad Lunar”. Esta es también el área llamada “Burrunjur” y es el legendario hogar del pueblo de gigantes que vivió en la época del Gran Sueño.

Con el paso de los siglos, pueblos de todas las culturas han hecho preguntas sobre quiénes somos, por qué estamos vivos hoy y cuál es nuestro propósito en la Tierra. Los antiguos aborígenes sabían quiénes eran y de dónde venían, porque aceptaban como verdad absoluta los sucesos del Gran Sueño. Pero en un mundo de cambios, de culturas que se desplazan y varían, carecían de los medios para garantizar su inmortalidad y libertad frente a ese cambio. Aislados y encerrados en una isla, con su filosofía solo disponible para los miembros de la tribu nacidos en esa tribu, disponible sólo oralmente y sujeta a la alteración, no podían sobrevivir. Y aunque su herencia básica es que el Hombre es un ser inmortal, nunca pudieron culminar su búsqueda de la verdadera y autodeterminada inmortalidad. Sus creencias religiosas resultaron no estar a la altura de las trampas del universo MEST, agravadas por la supresión que la cultura del hombre blanco trajo sobre ellas. Y aunque todavía existen unos pocos, principalmente en Arnhern Land, el modo de vida aborigen hoy prácticamente ha desaparecido.

Arnhem_land